*

Información General

Portada  |  12 junio 2019

Día Mundial contra el Trabajo Infantil: las dolorosas cifras difundidas por Unicef

El "Día mundial contra el trabajo infantil" fue lanzado en 2002 por la Organización Internacional del Trabajo con el objetivo de concienciar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad.

Hoy se celebra el Día Mundial contra el Trabajo Infantil, que este año tiene como tema: ¡Los niños no deberían trabajar en el campo sino en sus sueños!

En un comunicado de prensa, UNICEF dio a conocer la situación de los niños víctimas del trabajo infantil en el mundo. "A nivel global, casi 1 de cada 10 niños es víctima del trabajo infantil, cifra que aumenta a 1 de cada 5 en África".

Asimismo, la incidencia del trabajo infantil en los países afectados por conflictos armados - donde viven alrededor de 250 millones de niños - es 77% mayor que el promedio mundial, mientras que el porcentaje de empleos peligrosos es un 50% mayor. En sus formas peores, el trabajo infantil puede convertirse en esclavitud, explotación sexual y económica y muerte.

Según Unicef, 121 millones de niños en todo el mundo seguirán siendo víctimas del trabajo infantil en 2025, de ellos 52 millones en trabajos peligrosos.

El trabajo infantil es tanto causa como consecuencia de la pobreza, refuerza las desigualdades sociales y la discriminación, priva a los niños de un futuro próspero y socava el bienestar tanto del Estado como del individuo.

Son varios los sectores involucrados en el trabajo infantil: la agricultura, la industria manufacturera, la minería y la explotación de canteras y el trabajo doméstico.

A menudo estos trabajos están ocultos. Por ejemplo, los 15,5 millones de niños y niñas que realizan tareas domésticas en el mundo -la mayoría de ellos niñas- rara vez son visibles, pero se enfrentan a muchos peligros.

A diferencia de las actividades que ayudan a los niños a desarrollarse -como contribuir a las tareas domésticas durante unas horas a la semana o hacer un "pequeño trabajo" durante las vacaciones escolares-, el trabajo infantil interfiere con la educación y es peligroso para el desarrollo físico, mental, social y/o moral de un niño.

En casi todas las regiones, los niños y las niñas tienen las mismas probabilidades de realizar trabajo infantil, con la excepción de América Latina y el Caribe, donde los niños tienen más probabilidades que las niñas de trabajar: el 13% de los niños frente al 8% de las niñas. En África Central y Occidental, este porcentaje se sitúa en torno al 32%; en el África Subsahariana, el 30% de los niños trabajan, frente al 29% de las niñas; en África Meridional y Oriental, el 27% de los niños frente al 24% de las niñas, mientras que en Oriente Medio y África del Norte, los niños representan el 8% frente al 6% de las niñas. Sin embargo, existen disparidades de género en los tipos de actividades que se llevan a cabo: las niñas tienen muchas más probabilidades de participar en el trabajo doméstico.

Hacer a los niños "visibles" es una de las acciones que pide el UNICEF para eliminar el trabajo infantil a través de la inversión por parte de los gobiernos en la recolección de datos nuevos y mejores sobre el trabajo infantil.

El "Día mundial contra el trabajo infantil" fue lanzado en 2002 por la Organización Internacional del Trabajo con el objetivo de concienciar acerca de la magnitud de este problema y aunar esfuerzos para erradicar esta realidad.

Es así que el 12 de junio de cada año se fomenta y coordinan las iniciativas de los gobiernos, las patronales y sindicatos, la sociedad civil, los medios de comunicación y muchos otros actores locales en la lucha contra el trabajo infantil.

Comentarios