*

Información General

Portada  |  03 marzo 2021

El silencio de la política santafesina los hace cómplices

Por Marcelo Fernández.

La creación de una comisión investigadora sobre el desempeño de algunos fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA) de Santa Fe, aprobada por el Senado local, desató un conflicto que llevó ayer al titular de la Asociación de Fiscales y Funcionarios del Ministerio Público de la Acusación a decir que es una medida "de una gravedad inusitada" que "atribuye funciones ilegales".

Esta situación es muy grave y no es nueva dentro de la política santafesina. El poder legislativo quiere manejar, controlar y dominar a la Justicia y al Ministerio Público de la Acusación en este caso particular.


Esto empezó algunos años atrás, cuando entre gallos y media noche, las dos Cámaras casi en simultáneo y en sesiones relámpago, aprobaron que el disciplinamiento de los fiscales pasara a las Cámaras. Fue un fin de año, donde las cosas se hacen rápido para que pasen desapercibidas.

En el poder legislativo se hacían todos los distraídos porque la votación fue casi unánime, de todos los partidos. Se estaba invistiendo a políticos y a senadores y de esta manera, se le ponía un bloqueo. Un bloqueo que tiene además en Santa Fe una particularidad con el tema de los fueros. No es un tema menor teniendo en cuenta que no solamente no pueden ir presos, sino que ni siquiera se los puede investigar. Una situación absolutamente fuera de cualquier lógica, una locura total.

Ahora se está conformando una comisión que tiene como integrante principal a la persona que está en el centro de la escena, de la sospecha y de la duda. Es como mojarle la oreja no sólo al Ministerio Público de la Acusación, sino a todos nosotros. Se trata del senador Armando Traferri que dice ser inocente de toda acusación, pero en vez de demostrar su inocencia o de repeler las acusaciones o defenderse, él se blinda con toda la corporación atrás. Especialmente los radicales están haciendo una defensa bastante fuerte del senador Traferri, lo que genera más sospecha.

Por su parte, la vicegobernadora Alejandra Rodenas, muy allegada al senador Traferri, desmiente en un comunicado que ella haya pedido el archivo de la causa penal. La vicegobernadora queda pegada en cada cosa rara que anda dando vueltas por ahí, y después no sé si es un problema de comunicación o qué, pero no quedan suficientemente claras las cosas en las que ella está involucrada.

También es llamativo, cómo hay algunos que se cierran y juegan fuerte en defensa del senador Traferri, y como el resto de la política, en líneas generales, se hacen los distraídos, los pavos, los que andan en otras cosas y no le prestan demasiada atención. En general, no todos, pero diría la mayoría de la política santafesina. No cuestionan, no critican, no insisten en que lo que está pasando en Santa Fe es una burrada y una barbaridad tremenda, por lo tanto, son cómplices.

Con energía y énfasis, tendrían que decirle al senador que está desprestigiando a la política y a las instituciones de Santa Fe, haciendo todo esto que está haciendo. Si sos inocente anda y defendete cuando te acusan y después en todo caso acusalos a ellos de lo que sea, pero así no.

La política santafesina eligió hacerse la distraída y dejar que la cosa vaya. En una de esas les va bien, el senador traba todo y la fiesta continúa, el show sigue. ¿Dónde está el resto de la política santafesina que hace de cuenta que el tema no existe?

Comentarios