*

Información General

Portada  |  31 julio 2020

La ley cannábica avanza en el Senado de Santa Fe: ¿De qué se trata?

*Por Diego Fiori

La Ley de Cannabis para fines terapéuticos da sus primeros pasos en la cámara alta santafesina, no hay fecha de tratamiento, recién comienzan los trámites legislativos. Esta semana ingresó a la comisión de Salud. Las organizaciones cannábicas, al igual que madres y familiares, tienen esperanzas en la aprobación de la Ley por parte del Senado y enviaron pedidos formales de reunión a la Presidenta del cuerpo y titulares de las Comisiones por donde deberá pasar el proyecto.

“Es una buena Ley que contempla la producción pública en primera instancia, autoabastecimiento de los usuarios y también por parte de las Asociaciones. Es una Ley de calidad” sintetizó Ignacio Canabal de AUPAC, en el mismo sentido Guchy Ramirez de AREC dijo: “tenemos buenas expectativas, somos conscientes que no es un pedido individual sino una necesidad colectiva, y van a cumplir con esas expectativas cuando la reglamentación sea una Ley inclusiva que permita desarrollarse”. Sobre la misma problemática, la Diputada Peralta exhortó al Ejecutivo conformar el Consejo Asesor del Cannabis previsto en la Ley vigente del 2016.

En julio de cuarentena, Diputados aprobó la autorización y certificación para sembrar, cultivar y guardar cannabis y sus derivados a personas que lo necesiten para uso terapéutico con indicación médica. 

La Ley aprobada en la Cámara baja también establece un registro de usuarios y usuarias para que el Estado provincial acompañe en el proceso de autocultivo. Y la obligatoriedad al Laboratorio Industrial Farmacéutico LIF del cultivo, extracción, investigación y producción de aceites y derivados del cannabis para uso terapéutico. En el marco de los permisos las Asociaciones sin fines de lucro, personas que cultiven para abastecer a otras y el propio Gobierno podrían cultivar cannabis. “Esperamos que en el Senado no modifiquen la ley que aprobamos en la Cámara Diputad@s ni busquen aprobarla parcialmente porque gracias al trabajo pleno de las comisiones logramos un proyecto único en la Argentina. Salvo que la quieran intervenir para mejorarla y seguir ampliando derechos”, aseveró la diputada rosarina Mónica Peralta (GEN-FPCyS) una de las propulsoras de la Ley junto a Agustina Donnet (IP).  

Hace décadas las organizaciones cannábicas, las que promueven la reducción de daños y el uso responsable de las drogas, las madres y familiares de quienes tienen diferentes dolencias, al igual que agrupaciones barriales, de DDHH y partidos políticos vienen pidiendo legalizar el consumo y autocultivo del cannabis. Ante la consulta a las organizaciones cannábicas sobre el paso de la Ley a la Cámara Alta, Guchy Ramírez, histórico referente de AREC (Asociación Rosarina de Estudios Cannábicos) considera “que es un logro social importante porque es hacer valer el Derecho a la salud, y lo que cualquiera puede tener a mano, en el patio de su casa. Creemos que el Estado empieza a comprender una necesidad que no es de pocas personas, sino que de miles a lo largo de la Nación”. Por su parte, Ignacio Canabal (psicólogo. Integrante de AUPAC, Asociación de Usuarios y Pacientes de Cannabis) introduce un tema clave y menos reconocido que las propias sustancias, o sea, todas “aquellas personas que durante tantos años sostuvimos el abordaje, la terapéutica de tantos pacientes y tantos usuarios vamos a poder tener un marco regulatorio que nos permita hacer todo esto por fuera de la ilegalidad y la persecución criminal como estamos” confió esperanzando.

Está comprobado el uso transversal de la planta en la sociedad, en los últimos años se masificó el cultivo y el consumo de marihuana en todas las franjas etarias y clases sociales por el uso terapéutico a través de gotas de aceite, cremas o lociones. Esa multiplicación tiene un correlato en la ciencia, son varias las Universidades Nacionales de Argentina (y el mundo) que tienen equipos investigando y/o asistiendo en el uso terapéutico, al igual que muchísimos médicos de diferentes especialidades que encontraron un paliativo o la cura a problemas de salud que con los fármacos de laboratorios no pudieron. Destacan el trabajo de profesionales y aporte técnico de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) a través de las Facultades de Ciencias Médicas, Bioquímicas y los Institutos relacionados con la temática. Uno de los servicios mas importantes es el análisis de las muestras de aceites que llevan a laboratorio. Por éste método y servicio descubrieron que las madres y familias eran estafadas, les vendían aceites sin contenidos cannábicos específicos para los tratamientos.

Puede hacer bien, o ser inocua. Pero nunca caer mal. No hay pruebas de alguien que se haya intoxicado por consumir marihuana, ni sobredosis’ es la definición que se escucha en cualquier conversación con integrantes de las organizaciones cannábicas del mundo. 

Un pedido formal

Las organizaciones cannábicas de Rosario y Santa Fe pidieron formalmente una reunión a la presidencia del Senado y las Comisiones respectivas al tratamiento del proyecto “para que se escuchen las voces de las Asociaciones porque siempre repetimos la frase que se usa en salud mental: Nada de nosotros sin nosotros, realmente no queremos que salga una Ley de cannabis sin escuchar a las asociaciones, usuarios, madres y a todos” dicen desde AUPAC.

Lo que se dice en los pasillos del Senado

Cuentan que hay movimiento del proyecto en algunas oficinas, hay interés de aprobación por un sector importante pero no definitorio. Los conocedores de esos pasillos y los históricos votantes de la Cámara Alta santafesina dicen que se impone un tiempo de negociaciones, si es del interés del Ejecutivo provincial. 

¿Cuándo se votará?

Primó el silencio meditabundo, al parecer estratégico, ante la consulta a los senadores de los dos bloques existentes. No está en agenda, la pregunta que surge es si votarán en agosto o dormirá. “En Diputados los únicos votos negativos fueron los próvida, los anticientíficos no reconociendo el uso medicinal de cannabis. Otro de los argumentos en contra fue esa teoría de la escalera o efecto góndola que consumiendo marihuana luego irías a otras sustancias más duras. Y está comprobado, hay estudios que dan cuenta que el único efecto góndola es el dealer o el bunker cuando te ofrecen otras sustancias, pero no lo genera el cannabis”, consideró Ignacio Canabal (psicólogo. Integrante de AUPAC, Asociación de Usuarios y Pacientes de Cannabis).

Toda la atención de la sesión donde aprobaron la Ley que autoriza el uso del cannábis estuvo en las plantas que las Diputadas autoras del proyecto ingresaron al recinto. Éste acto de rebeldía fue ‘una acción de sororidad con madres que están cultivando en la clandestinidad por perversidad e hipocresía del andamiaje legal que tenemos en la Argentina’.  

Destacan el trabajo en comisiones, el debate, la fusión de dos proyectos y “la necedad de algunos discursos nublados por el desconocimiento o la ignorancia. También se utilizaron argumentos que nada tenían que ver con el debate, ni los objetivos de la Ley. Quienes estuvieron en contra y dieron sus argumentos lo hicieron desde el paradigma reinante desde hace décadas que sea dicho de paso no le salvo la vida a ningún piba ningún pibe vulnerados en sus derechos, todo lo contrario esa guerra contra las drogas los convirtió a muches en víctimas y mano de obra barata del narcotráfico que dicha ‘guerra’ se suponía erradicar pero más que erradicar hizo crecer un negocio descomunal que nada tiene que ver con los usuarios y usuarias de cannabis y el autocultivo” recordó y calificó la diputada del GEN-FPCyS.  

Una deuda de 2016

“Durante los últimas 60 años distintas convenciones internacionales fueron instituyendo y dándole forma a una visión que podríamos definir; sintéticamente, como de "Guerra contra las Drogas" y el cannabis fue considerado dentro de éstas”, se escuchó como parte del argumento de Mónica Peralta en el mensaje al Ejecutivo Provincial sobre la creación del Consejo Asesor de Políticas relacionadas al Cannabis de acuerdo al Artículo 7° de la Ley N° 13.602 reglamentada en 2016. 

Comentarios