*

Internacionales

Portada  |  15 mayo 2020

A menos de un mes de ser nombrado, renunció el Ministro de Salud de Brasil

El ministro de Salud de Brasil, Nelson Teich, presentó este viernes su renuncia al cargo a menos de un mes de haber asumido, en medio de presiones del presidente Jair Bolsonaro para legalizar el acceso del remedio cloroquina, para lupus y malaria, para el combate al nuevo coronavirus, se informó oficialmente en un comunicado.

Teich había reemplazado el 17 de abril al expulsado Luiz Henrique Mandetta, quien se había negado a aceptar la política del fin del distanciamiento social propuesta por el ultraderechista presidente de Brasil.

Bolsonaro pretende cambiar el protocolo del sistema de salud para aplicar la cloroquina desde el inicio del tratamiento contra la enfermedad, que en Brasil mató a 13.993 personas y más de 200.000 fueron infectadas.

Teich pretende dar una conferencia de prensa para explicar su renuncia, tras haberse reunido con el presidente Bolsonaro en el Palacio del Planalto, dice un comunicado del Ministerio de Salud.

Por su parte, el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, afirmó el jueves que el país puede enfrentarse a situaciones de "caos" y que no hay otro estado en el mundo que se esté "causando tanto daño a sí mismo" con la crisis sanitaria y económica provocada por la pandemia de la Covid-19.

En una columna en el diario O Estado de Sao Paulo, Mourao defendió al gobierno y lanzó acusaciones sobre el avance del Congreso y el Poder Judicial sobre el Ejecutivo.

"Contra la pandemia ningún país del mundo tiene una solución inmediata pero ningún país viene causando tanto daño a sí mismo como Brasil. Esta destrucción institucional ya ocurría, pero ahora está en el umbral de la insensatez, llevando al país al caos", sostuvo.

"Por la manera desordenada como fueron decretadas las medidas de aislamiento, la economía está paralizada, la amenaza de desorganización del sistema productivo es real", dijo Mourao.

El vicepresidente, un general retirado del Partido Republicano Brasileño, afirmó que en el horizonte de Brasil se encuentra la "catástrofe del desempleo" y que ningún país tiene una "solución inmediata".

Sin citar al presidente Jair Bolsonaro, Mourao centró su diagnóstico en cuatro puntos: la polarización política, la degradación del conocimiento político, la "usurpación de prerrogativas del Poder Ejecutivo" y el "perjuicio de la imagen de Brasil en el mundo", tema al cual vincula a la cuestión amazónica y los llamados internacionales por proteger esa región.

Mourao criticó a los gobernadores e intendentes que toman decisiones por encima del gobierno federal frente a la pandemia, un accionar que fue ratificado por el Supremo Tribunal Federal.

Comentarios