*

Internacionales

Portada  |  13 abril 2021

Líbano: se elevó el trabajo infantil por el cierre de las escuelas

Los economistas alertan de una generación perdida si no vuelven a abrir pronto las escuelas. Human Rights Watch (HRW) advirtió “todos los niños han perdido un curso escolar”.

El Líbano fue de los países pioneros en decretar el cierre de los centros educativos desde que se detectó el primer caso de coronavirus en el país, el 21 de febrero de 2020. Así, las escuelas han permanecido cerradas desde el  29 de febrero del año pasado. El resultado ha sido un verdadero desastre. 

"La educación va en caída libre",  surge de un informe por un informe reciente, de la organización Human Rights Watch (HRW) y reconoció que “todos los niños han perdido un curso escolar”. 

Más de 1,2 millones de niños en el Líbano no han regresado a la escuela desde hace un año debido a las restricciones por la pandemia, según UNICEF.

Pero sin duda, los más afectados son los menores refugiados a los que “ni siquiera se les ha ofertado una educación a distancia”, ha denunciado HRW. Hay que tener en cuenta , entre otros factores, que los refugiados que viven con pocos recursos y a malas penas tienen  acceso a internet para conectarse a clases online. 

Sin posibilidades de seguir estudiando y cada día más empobrecidos, como consecuencia de la profunda crisis económica que atraviesa el Líbano, muchos menores refugiados que ya no van a la escuela se han puesto a trabajar.  

HRW advierte en su informe que “después de años de promesas a los donantes de apoyar una educación de calidad para todos los niños refugiados sirios en el Líbano, la mayoría no ha obtenido nada, el plan del Gobierno es un misterio y se les está atando las manos a las organizaciones humanitarias con trámites burocráticos y obstáculos inexcusables”. 

Pero esto no sólo ocurre con los sirios, también los niños libaneses han dejado de estudiar porque los colegios están cerrados. Además, a raíz del aumento de la curva de la pobreza en el país árabe, muchas familias libanesas están en apuros económicos y no pueden permitirse que sus hijos sigan una educación a distancia.

Como consecuencia de la mala gestión de la educación durante la pandemia, sumado a la crisis económica, este año en el número de matrículas escolares ha caído en los colegios privados, pero aumentado en los públicos debido a la pobre calidad de la enseñanza online y a que los padres no quieren pagar pensiones del colegio sin que sus hijos asistan a clases  presenciales. 

Fuente: NA

Comentarios