*

Tecnología

Portada  |  05 septiembre 2019

Imponen una multa millonaria a Google por violar la privacidad de los niños en YouTube

YouTube, la web de vídeos propiedad de Google, acordó pagar una multa de 170 millones de dólares (154 millones de euros) y realizar cambios en su política de privacidad de los datos de usuarios menores de edad, para resolver las demandas que acusaban a la web de vídeos de recoger información personal de los niños con fines publicitarios sin el consentimiento de los padres.

La cantidad total acordada corresponde a dos multas, una de 136 millones impuesta por la Comisión Federal del Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) y otra de 34 millones por la Fiscalía General de Nueva York, que acusan a YouTube de violar la normativa federal de protección de la privacidad de los menores en Internet.

Se trata de la más cuantiosa multa civil impuesta hasta la fecha por la FTC en un caso relacionado con la protección de la privacidad de menores. Pero es una cantidad mucho menor que los 5.000 millones de dólares impuestos por el mismo organismo a Facebook, el pasado mes de julio, en otro caso de violaciones de privacidad.

YouTube, argumenta la FTC, recolectó datos de menores de edad, como los códigos que permiten a la compañía registrar los hábitos de navegación de los usuarios. La ley exige el consentimiento de los padres para que las compañías puedan recoger y compartir datos personales de los niños menores de 13 años y, según el organismo regulador, la compañía aseguró a algunos anunciantes que no estaba afectada por dicha normativa federal porque no tenía usuarios menores de 13 años. Pero, a la vez, se promocionaba ante las empresas de publicidad como un destino popular entre los niños.

“YouTube promocionaba su popularidad entre los niños entre sus potenciales clientes corporativos”, ha dicho el presidente de la FTC, Joseph Simons, en un comunicado. “Pero la compañía se negaba a reconocer que partes de su plataforma estaban claramente dirigidas a los niños”.

Lo cierto es que muchos canales muy populares en YouTube ofrecen dibujos animados y canciones de cuna o infantiles, destinadas a espectadores menores de 13 años. “No hay excusa para las violaciones de la ley de YouTube”, concluye la FTC.

La fiscal general de Nueva York, Letitia James, por su parte, ha dicho en otro comunicado que “Google y YouTube, ilegalmente y a sabiendas, monitorizaron, trazaron y sirvieron anuncios personalizados a niños pequeños solo para continuar recibiendo los dólares de la publicidad”. “Estas compañías han puesto en peligro a los niños y han abusado de su poder”, concluye la fiscal jefa de la oficina que inició el caso en 2016.

El acuerdo, aprobado pese al voto en contra dos de los cinco miembros de la FTC (los dos miembros demócratas), obliga también a la compañía a poner en marcha un sistema que exija a los proveedores de contenido identificar los vídeos dirigidos a niños para que no se puedan colocar en ellos anuncios personalizados. Además, YouTube deberá también obtener el consentimiento de los padres antes de recoger o compartir datos personales de los menores.

Algunos colectivos defensores de los derechos de los niños consideran que la cuantía de la multa es insignificante para una de las compañías más poderosas del mundo, y que no se le obliga a nada más que lo que exige la ley. “Es extremadamente decepcionante que la FTC no exija cambios más sustanciales y no haga más para que Google responda por perjudicar a los niños durante años de recolección ilegal de datos”, asegura en un comunicado Josh Golin, director de la campaña por una Niñez Libre de Anuncios, una de las organizaciones demandantes.

YouTube, asegura Wojcicki, su directora ejecutiva, no solo ha acordado dejar de colocar anuncios personalizados en vídeos para niños, sino también dejar de recolectar datos personales de cualquiera que vea esos vídeos. Los cambios, según los términos acordados, deberán estar implementados para principios del próximo año.

El acuerdo alcanzado puede tener efectos también para los proveedores de contenido: limitaría la cuantía de sus ganancias, al impedirles introducir publicidad personalizada en los vídeos para niños. Por ello, YouTube ha anunciado que destinará 100 millones de dólares en los próximos tres años a esos productores de vídeos, y promocionará su producto YouTube Kids. Se trata de una aplicación específica para niños, que no selecciona la publicidad, pero sí los vídeos que se recomiendan en función de lo que ven los usuarios.

Comentarios